PODA DE PALMERA

 

Palmeras de poca altura: Si la palmera es pequeña, arbustiva o de baja altura, nosotros mismos podemos realizar la poda.

Cortaremos las hojas secas utilizando una herramienta fuerte y bien afilada. En España es habitual utilizar el corvillón. También aprovecharemos para retirar hojas enfermas. Los racimos de frutos pueden quitarse para favorecer el crecimiento de la palmera, así como para evitar que caigan al suelo, aunque también pueden resultar decorativos si se dejan.

Lo que no debemos eliminar son las hojas verdes, ya que romperemos el equilibrio de la palmera debilitándola, retrasando su desarrollo y provocándola una pérdida en su captación de nutrientes.